sunny
11:11 pm
Noticias  •  Su Dinero  •  Mexico  •  Deportes  •  Entretenimiento
  • Tamaño de Tipo: A A A
  • ImprimirImprimir
  • EmailEmail
  • Compartir

Demandan a alguacil de Carolina del Norte por discriminación a latinos

Charlotte (Carolina del Norte)

El Departamento de Justicia (DOJ) presentó hoy una demanda contra la oficina del alguacil de un condado de Carolina del Norte por prácticas discriminatorias hacia los latinos.

La agencia federal inició una investigación el pasado 2 de junio de 2010 contra el alguacil Terry Johnson, del condado Alamance, al norte del estado, tras recibir una serie de denuncias que afirmaban que sus agentes utilizaban el perfil racial para detener a más conductores hispanos que a otros y ficharlos para deportación.

EL DOJ condujo más de 125 entrevistas con residentes del área, empleados y exempleados de Johnson, revisaron las políticas, procedimientos, materiales de entrenamiento, análisis de arrestos, citaciones y puntos de control de tránsito.

El pasado 18 de septiembre, el Departamento de Justicia divulgó los hallazgos de las indagaciones y determinó que la agencia de Alamance incurría en "prácticas discriminatorias contra los hispanos que violan la Constitución y leyes federales".

Entre estas destacan la instalación de retenes de control de tránsito en zonas hispanas y arrestos de miembros de la comunidad en vez de emitir una citación en comparación con otras razas.

Desde enero de 2007, en la cárcel de Alamance opera el programa 287g, que determina el estado migratorio de las personas que llegan al centro penitenciario independientemente de la falta cometida.

Según el Departamento de Justicia, los carceleros de Alamance utilizaban el programa para detener a los latinos y revisar su estatus migratorio para iniciar la deportación.

Al conocerse los resultados de la investigación, el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) suspendió inmediatamente la aplicación del programa 287g en la cárcel de Alamance, y restringió el acceso a Comunidades Seguras.

"Este es un caso de abuso de poder que involucra a un alguacil que utiliza su posición de autoridad para ilegalmente enfocarse en los latinos del condado Alamance", afirmó hoy en un comunicado Thomas E. Pérez, secretario de justicia para los Derechos Civiles.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Carolina del Norte, que desde septiembre coordina una campaña informativa para que los residentes de la zona denuncien actos de perfil racial, lamentó hoy que el alguacil no haya cooperado.

"Seguimos instando al alguacil Johnson a que cumpla con las peticiones federales y reconstruya la confianza de la comunidad y garantice el trato justo de las autoridades del deber a todas las personas del condado", afirmó Chris Brook, director legal de ACLU.

En la demanda, el Departamento de Justicia busca un acuerdo por escrito que asegure un cambio a largo plazo de la estructura y cultura de la dependencia con los hispanos.

En particular, la oficina del alguacil de Alamance deberá desarrollar e implementar nuevas políticas de procedimientos y entrenamiento sobre los derechos constitucionales de los individuos, y eliminar la discriminación hacia una comunidad en específico.

Johnson es un popular alguacil republicano que ganó su puesto en 2002 y desde entonces se ha destacado por hacer la vida difícil a los hispanos, que conforman el 11 % de la población del área.

En declaración a los medios en septiembre pasado, Johnson catalogó la investigación de "movida política", negó que los alguaciles discriminen contra los hispanos.

Asimismo sugirió que la "Administración Obama ha decidido continuar su campaña de guerra contra las agencias locales del orden".

Según reportes federales, el alguacil se refería a los inmigrantes como "comedores de tacos", propensos "a beber licor, usar drogas, prostitución y otros crímenes".

Randy Jones, portavoz de la oficina del alguacil de Alamance, declaró hoy al periódico "Times News", que la entidad no había sido informada de la demanda y le parecía una "artimaña" de DOJ el notificar primero a los medios de comunicación.

"No han dado (DOJ) evidencias específicas de que hemos incurrido en actos de discriminación contra los latinos. Los abogados analizarán la demanda, pero desde el principio, hemos cooperado con la investigación y proporcionado miles de documentos", acotó Jones.

Ben Ansbacher, del grupo Fairness Alamance, conformado en 2007 por ciudadanos para denunciar las detenciones indiscriminadas de latinos en la zona, declaró hoy a Efe que "el condado no debería gastar más dinero en defender a la oficina del alguacil".

Según el activista comunitario, la Junta de Comisionados "ha apoyado en todo momento a Johnson", pero ahora su deber es "ahorrar a los contribuyentes del condado miles de dólares en honorarios legales".

"Nuestra reputación está dañada, y en el país nos ven como una zona racista, tenemos la oportunidad de remediar esta situación, inclusive el propio alguacil Johnson ha admitido que cometió errores en el pasado", puntualizó.

  • Tamaño de Tipo: A A A
  • ImprimirImprimir
  • EmailEmail
  • Compartir