rainy
9:21 pm
Noticias  •  Su Dinero  •  Mexico  •  Deportes  •  Entretenimiento
  • Tamaño de Tipo: A A A
  • ImprimirImprimir
  • EmailEmail
  • Compartir

Hispanos, el desafío de los republicanos

Washington

El Partido Republicano intentará dilucidar en 2013 su dilema actual: cómo acercarse al electorado hispano, que resultó decisivo para reelegir al presidente Barack Obama, sin abandonar su política de no conceder una alternativa para que 11 millones de inmigrantes en situación irregular se legalicen y eventualmente se vuelvan ciudadanos.

El dilema adquiere un sentido de urgencia, pues las expectativas de que el Congreso aborde este año una reforma migratoria ganan fuerza tras el anuncio del presidente Barack Obama de que planea enviar un proyecto de ley al Congreso poco después de que juramente el 21 de enero para un segundo mandato.

Si el Partido Republicano "quiere tener esperanzas políticas electorales, tiene que irse al centro", dijo Roberto Izurieta, director de la cátedra latinoamericana de la facultad de postgrado de Estudios Políticos en la universidad George Washington.

El Tea Party, la facción más conservadora del Partido Republicano, ha sido responsable de que sus candidatos desplazaran a líderes más moderados en las elecciones legislativas de 2010.

Linda Chávez, presidenta del Centro para Oportunidades Equitativas, escribió en la página web de la organización conservadora que los republicanos "tienen en sus manos una crisis de políticas. La composición demográfica (del electorado) no cambiará. Las políticas sí pueden cambiar".

Por ahora, prominentes figuras del partido se han pronunciado públicamente sobre la necesidad de alejarse de políticas como la de autodeportaciones, que el ex candidato Mitt Romney propuso como solución y que llevaron a los ciudadanos latinos a votar por Obama.

A escasas horas de la reelección de Obama, el presidente de la cámara baja, el republicano John Boehner, expresó su disposición para abordar una reforma migratoria este año. Rehusó, sin embargo, especificar si el debate incluirá la opción de que los inmigrantes sin papeles se vuelvan estadounidenses.

Porque allí está el meollo del asunto: considerar que quienes cruzaron la frontera sin autorización o extendieron la estadía de sus visas puedan ser considerados ciudadanos.

Raúl Labrador, congresista por Idaho, dijo que, hasta el momento, su partido no contempla brindarle ese camino a la ciudadanía, sino más bien "una vía a la legalización, donde tienen una vía para estar aquí legalmente, para trabajar y para viajar". Labrador cree que su partido buscará una solución en la línea del proyecto de ley Achieve, presentado por los senadores republicanos Jon Kyl y Kay Bailey Hutchison, que busca ofrecer tres tipos de visa a los dreamers, pero no les ofrece la opción de hacerse ciudadanos.

¿Podrá el GOP aspirar a recuperar el Senado en 2014 y la presidencia en 2016 con un proyecto de legalización que excluya la posibilidad de la naturalización de los indocumentados?

"Hay republicanos racistas y antiinmigrantes radicales en la cámara baja que probablemente nunca cambien de opinión. Sin embargo, creo que la conducción del partido los obligará a cambiar de enfoque porque el partido no puede triunfar a nivel nacional si no repara el daño con la comunidad latina", dijo Deepak Bhargava, director del Centro para Cambio Comunitario.

"Es inaceptable, y sería verdaderamente un insulto tras la gigantesca movilización en las elecciones, si no vemos una opción para que los 11 millones (de indocumentados) se puedan naturalizar", precisó Bhargava.

Laura Litcher, presidenta de la asociación de abogados migratorios, expresó su escepticismo de que la reforma migratoria ocurra en 2013. En su opinión, el escenario más probable es que ambos partidos lleguen a acuerdos sobre temas menos controversiales: la regularización de los dreamers, las visas para egresados de carreras científicas y programas temporales para los trabajadores agrícolas.

  • Tamaño de Tipo: A A A
  • ImprimirImprimir
  • EmailEmail
  • Compartir