partlycloudy
4:27 am
Noticias  •  Su Dinero  •  Mexico  •  Deportes  •  Entretenimiento
  • Tamaño de Tipo: A A A
  • ImprimirImprimir
  • EmailEmail
  • Compartir

La FED y los platos rotos

No es posible reorganizar la economía de un país para incrementar el bienestar de una o más personas, si no es a costa de reducir el bienestar de las restantes. Así lo dijo, palabras más palabras menos, el economista italiano Vilfredo Pareto hace 104 años. Tales palabras resumen lo que en Economía se conoce como el Óptimo de Pareto.

¿Y a cuenta de qué recordamos hoy tal teoría? Desde hace más de cinco meses la Reserva Federal (FED)viene ejecutando lo que en economía se llama política monetaria de expansión. Es decir que le está dando al mercado financiero dinero. En términos prácticos lo que hace es comprar bonos del Tesoro y documentos de deuda hipotecaria directamente en el mercado.

Según cifras confirmadas la semana pasada por la FED, las compras totalizan 85.000 millones de dólares mensuales. Es decir que el mercado financiero está recibiendo esas millonarias cifras cada mes obteniendo disponibilidad para entregarla a su vez a través de préstamos.

Ben Bernanke, el Director de la FED, ha dicho que mantendrá esa política de expansión hasta que la cifra de desempleo baje por lo menos a niveles del 6,5% y que la inflación (nivel de precios de la economía) suba por lo menos al 2,5%.

El desempleo cerró en enero en 7,9% (comparado con 7.8% de diciembre, en términos anuales), mientras que la inflación está en 1,7%. Un estudio de la FED de Cleveland revelado hace poco más de dos semanas indica que la expectativa de inflación para los próximos 10 años no superará el 2%.

Con tanto dinero en el mercado es de suponer (valga la pena poner de relieve que los economistas basan sus modelos en supuestos) que los agentes económicos deberían estar interesados en usar tal liquidez para contratar la mano de obra desempleada, porque sus costos financieros son muy bajos. Al mismo tiempo se debería esperar que los consumidores salgan a comprar bienes y servicios adquiriendo deuda barata.

Pero algo está fallando en ese modelo. Aunque las tasas de interés se acercan a cero, la FED no ha logrado empujar el crecimiento económico que les permita a los empresarios estadounidenses aumentar el nivel de empleo. El Departamento del Trabajo confirmó el viernes que 12,3 millones de personas están desempleadas y que 4,7 millones de esas personas completaron en enero 27 semanas o más buscando trabajo.

Con tanto dinero disponible y con tanto desempleado que no tiene ingresos para consumir, lo cual se convierte en una bola de nieve, la pregunta siguiente por resolver es ¿A dónde se está yendo el dinero que a borbotones suelta la FED en el mercado?

Como decíamos al comienzo, para incrementar el bienestar de alguien, otro tiene que perder bienestar. La oferta de dinero es tal, que un ahorrador que pretende obtener ganancias de su dinero no encuentra en los bancos tasas de interés atractivas. El 31 de enero la tasa de interés para los Certificados de Depósito (CD) a un año apenas llegan al 0,27% en promedio, con picos excepcionales para inversionistas con sumas superiores a 100.000 dólares que no superan el 0,5%

La lógica diría que si los bancos pagan tan bajas tasas para recibir el dinero de los ahorradores, los préstamos para el consumidor común deberían estar también muy bajos. Pero no es así. La tasa de interés más baja para las tarjetas de crédito promedia el 11,88% anual, según las cifras más recientes de la FED publicadas el 8 de enero, mientras que los préstamos personales más baratos a 24 meses están en 10,64%. Es decir que los márgenes de intermediación (que son la base de las ganancias de las instituciones prestamistas) superan fácilmente los 10 puntos. Nada mal para una economía con inflación inferior al 2%.

La semana pasada también se conoció la buena noticia de parte de Wall Street en el sentido de que su principal indicador, el Dow Jones, superó los 14.000l puntos que no alcanzaba desde octubre de 2007. Y no es para menos. En un escenario económico en donde la autoridad monetaria llena la economía de dinero y nadie lo usa ni para generar empleo, ni para consumir bienes o servicios, alguien tiene que absorber tanta liquidez y usarla.

Voy a pecar de apresurado al afirmar que los grandes inversionistas al ver que la FED seguirá llenando de dinero el mercado y que la inflación no superará los dos puntos porcentuales al menos en una década, decidieron meter el dinero en la bolsa y salieron a comprar acciones.

¿Si el dinero que la FED quiere inyectar para que la economía despegue se convierte en insumo para la especulación, quiénes serán los afortunados que se ubiquen en el lado óptimo de Pareto y durante cuánto tiempo?

No más preparada que Pareto era mi abuela, pero sí era muy sabia, y solía preguntarse de cuando en cuando: ¿Y quién paga los platos rotos cuando las cuentas no les salen a las autoridades que tanto saben?

  • Tamaño de Tipo: A A A
  • ImprimirImprimir
  • EmailEmail
  • Compartir