sunny
3:25 am
Noticias  •  Su Dinero  •  Mexico  •  Deportes  •  Entretenimiento
  • Tamaño de Tipo: A A A
  • ImprimirImprimir
  • EmailEmail
  • Compartir

Colombia: Persiste tensión en paro de caficultores

BOGOTA, Colombia - Líderes caficultores llegaron el jueves a Bogotá donde está prevista la primera reunión con delegados del gobierno, acosado por una de las mayores protestas de su emblemático sector del café.

El gobierno, a través de su ministro del Interior Fernando Carrillo, pareció flexibilizar su postura y a pesar de que aún persisten bloqueos viales, mantuvo su oferta de establecer una mesa de diálogo. Hasta la víspera el gobierno tenía como condición para negociar que se levantaran los bloqueos que han hecho los cultivadores, pero con la intervención de gobernadores y alcaldes de provincias cafeteras la postura cambió y se estima que los diálogos comenzarán el jueves por la tarde en la sede del Ministerio del Trabajo en Bogotá.

"El mensaje que le queremos decir a estos cafeteros que están en las manifestaciones, en las concentraciones y aún en las vías: que retomemos el tono del diálogo, que vamos a estar con los dirigentes de ese movimiento conversando", dijo el ministro en una entrevista con la radio RCN. "Ojalá inmediatamente luego de la reunión de esta tarde vuelva la normalidad de todos los cafeteros colombianos", añadió.

Pero líderes del paro, que congrega a por lo menos 25.000 cultivadores en todo el país, ratificaron que aunque dialoguen y se instale la mesa no levantarán su huelga que comenzó el lunes hasta tanto se atiendan sus demandas, principalmente la de aumentar el precio mínimo que se paga por el café.

Los cultivadores de café, al menos 560.000 familias en todo el país, piden fijar un precio mínimo de 800.000 pesos (unos 443 dólares) por carga de café, el equivalente a 125 kilos, que es la unidad básica de venta. Actualmente esa carga se paga unos 500.000 pesos (unos 277 dólares) y los cultivadores dicen que están produciendo a pérdida debido al alza en los precios de insumos, como combustible, en los últimos años.

En la mesa de negociaciones estarán 28 delegados cafeteros que representan distintos departamentos y municipios productores, explicó a su llegada a Bogotá Orlando Beltrán, delegado de los caficultores por su zona de Gigante, en el departamento de Huila, al suroeste de Bogotá.

La familia de Beltrán, de 53 años, siempre cultivó café pero él, un ingeniero industrial, entró a la política por el Partido Liberal y fue representante a la Cámara hasta que en su finca de 45 hectáreas en Gigante fue secuestrado en agosto de 2001 por las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que por aquella época plagiaron a varios políticos para presionar al gobierno a realizar un canje por guerrilleros presos. Ese intercambio nunca se concretó y Beltrán fue liberado junto con otros tres políticos en febrero de 2008.

Beltrán dijo en diálogo telefónico con la AP que tras su liberación regresó a la finca y cultiva café, pero que por la baja de los precios internacionales sumada a la revalorización del peso colombiano frente al dólar -principal mecanismo para fijar el precio de la carga-, los costos de producción aumentaron y producen a pérdida.

Si fracasa "un acuerdo en esta mesa de negociación pues los cafeteros seguiremos en las carreteras (porque) da igual aguantar hambre en una carretera que en su propia parcela", dijo Beltrán, quien tenía 50 trabajadores que lo ayudaban a recoger el grano pero los tuvo que dejar sin trabajo porque no tiene cómo cubrir el pago de sus salarios debido a que tiene menos ingresos por cada carga de café.

Por presiones de otros sectores productivos el gobierno del presidente Juan Manuel Santos ha esquivado garantizar un precio mínimo para la carga de café porque no podría cubrirlo para todos los productores.

 "Mi función es ser ministro de Hacienda, cuidar muy bien la chequera, porque la estabilidad fiscal de nuestro país es requisito fundamental para el éxito económico de todos los colombianos", dijo el ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas. "Un Estado, unas finanzas públicas equilibradas son indispensables para que esta economía sea próspera de manera que mi función es ser buen guardián de esa chequera", agregó el ministro citado en un comunicado de su despacho al referirse al paro y su impacto en las arcas públicas.

Cárdenas agregó que el gobierno entrega una ayuda de 60.000 pesos (unos 33 dólares) a cada caficultor por su carga y que eso representa en total para este año 400.000 millones de pesos (unos 222 millones de dólares). Aunque el ministro no especificó si esa ayuda puede aumentarse, sí indicó que ese dinero provenía de los impuestos que pagan todos los colombianos.  "Oigase bien, 60.000 pesos por carga significa un gasto que están haciendo los contribuyentes colombianos, los colombianos que pagamos impuestos para apoyar a los cafeteros", destacó Cárdenas.

El café es el principal producto agrícola de exportación colombiana, con ventas de al menos 2.000 millones de dólares anuales a mercados como Estados Unidos y Japón, así como uno de sus productos emblemáticos, y ha sufrido en los últimos años embates diversos, como fuertes temporadas de lluvias y una apreciación de la divisa colombiana frente al dólar.

Voceros de la Federación Nacional de Cafeteros, que agrupa a los productores del grano y que ni convocó ni auspicia la huelga y es una instancia abiertamente criticada por los cultivadores, ha dicho que como el paro comenzó después de que se terminó en enero la primera cosecha, hay suficiente grano y las exportaciones se mantienen.

El director de seguridad ciudadana de la policía, general Rodolfo Palomino, dijo a la AP que aún persisten al menos dos bloqueos y que se han hecho intermitentes por parte de los caficultores desde el lunes: en la carretera desde la ciudad de Neiva hasta la de Florencia, en el suroeste del país, y en la vía de salida de Popayán, ciudad capital del departamento de Cauca, también al suroeste.

Palomino dijo que la cifra de cultivadores que se han reunido en distintos puntos, generalmente a orillas de carreteras, aumentó de unos 20.000 el lunes a unos 25.000 al final del miércoles.

"Las marchas y las protestas se mantienen en 18 puntos a nivel nacional... contamos con el apoyo de más de 15.000 hombres antimotines (de la policía) en todo el territorio colombiano y esperamos que con la reunión hoy (jueves) en Bogotá se normalice esta situación", dijo el oficial.

Desde el lunes y hasta la víspera se reportaron 49 civiles y 21 policías lesionados con golpes y contusiones en escaramuzas entre la policía que intenta levantar los bloqueos viales y los manifestantes que colocan piedras grandes o se atraviesan en la vía, mientras tres vehículos han sido quemados, dijo Palomino. Al menos 49 personas han sido detenidas desde el lunes.

  • Tamaño de Tipo: A A A
  • ImprimirImprimir
  • EmailEmail
  • Compartir