partlycloudy
3:10 am
Noticias  •  Su Dinero  •  Mexico  •  Deportes  •  Entretenimiento
  • Tamaño de Tipo: A A A
  • ImprimirImprimir
  • EmailEmail
  • Compartir

Tanja, rebelde holandesa en mesa de negociaciones

BOGOTA - El impacto de la esbelta mujer con una amplia sonrisa y boina negra fue inmediato. Apenas descendió del avión que la llevó a La Habana el pasado 5 de noviembre, todo el mundo se preguntó quien era esa joven de nombre extraño, Tanja Anamary Nijmeijer, que se abrazaba en la pista con curtidos comandantes guerrilleros como Iván Márquez y Jesús Santrich, y con "Shirley", la otrora compañera de Víctor Julio Suárez o "El Mono Jojoy", el jefe militar de las FARC muerto en un bombardeo en 2010.

La curiosidad aumentó cuando se supo que Tanja, como se la conoce, era holandesa e integraría el equipo negociador de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en el naciente proceso de paz con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos que busca poner fin a casi 50 años de confrontaciones armadas entre las partes.

Aunque el rol de la holandesa no está claro ni al interior de las FARC ni en las negociaciones que inician el lunes 19 de noviembre, Tanja, de 34 años, es una combatiente que lleva casi una década en la jungla y ha sobrevivido al menos a un bombardeo militar.

Su presencia en las negociaciones de paz ha generado tanta o más expectativa que la de antiguos líderes de un movimiento guerrillero, que tiene una base netamente campesina.

No sólo es la única europea de la que se tiene plena certeza de que milita en las FARC, sino que le da a la guerrilla un cierto aire internacional y exótico, además de una vocera capaz de hablar varios idiomas, incluidos el inglés y el español, de forma fluida.

"Dicen que estoy aquí porque he estado en las FARC por 10 años, soy guerrillera y hablo inglés", dijo Tanja citada por el diario holandés Trouw (palabra que en español se traduce como veracidad), y que la entrevistó en La Habana. "Puedo traducir documentos. Eso es útil".

Consultados por The Associated Press activistas, ex guerrilleros ahora en la legalidad, activistas de derechos humanos y el único periodista que la entrevistó en la selva dijeron que la mujer es un enigma y recurrieron a las palabras de Nijmeijer al momento de describirla: "Simplemente ingresé (a la guerrilla) porque no soporto vivir bien a costa de otros, eso es todo".

"Especulan los comentaristas en la prensa que tal vez yo sea una `wanna be' (aspirante a) revolucionaria, que tal vez tenga problemas sicológicos, que tal vez venga de una familia descompuesta. No señores", dijo Tanja, de figura delgada, de tez blanca y pelo largo castaño, en una carta publicada en febrero de 2011 en la página en Internet de las FARC.

Sin embargo, su historia y dicción, en perfecto español, le ponen un condimento especial a los diálogos de paz, cuya primera ronda se prevé para el 19 de noviembre en Cuba.

"Nadie sabe hasta el momento si va a hablar, o si va a ser la traductora, o la vocera, o la representante ante la prensa, o está realmente como una persona que va a negociar cosas de contenido", dijo Liduine Zumpolle, una activista holandesa que trabaja con desmovilizados de la guerrilla y que lleva viviendo más de 30 años en Colombia.

En 2010, Zumpolle fue coautora del libro "Tanja, una holandesa en la guerrilla colombiana".

El periodista colombiano Jorge Enrique Botero, quien la entrevistó dos veces en la selva en 2010 y 2011, cree que ella se ha ganado un puesto en la guerrilla por su notable formación académica. "Va a ser una mujer muy útil (para los rebeldes). por el hecho de ser políglota".

No cree, sin embargo, que será una negociadora directa en la mesa de conversaciones.

Es posible que cumpla más bien funciones de relaciones públicas y tal vez aporte sus conocimientos idiomáticos.

Tanja, la segunda de tres hermanas, estudió idiomas y lenguas romances en la prestigiosa Universidad de Groningen y habla holandés, inglés, español, francés, alemán e italiano.

"Ha adquirido una enorme destreza para moverse en la selva", dijo Botero. "Es muy fuerte físicamente y con una pasmosa decisión política que refleja en cada una de sus palabras".

Contra ella pesaban dos órdenes de captura que el Fiscal General de Colombia, Eduardo Montealegre, suspendió a solicitud del gobierno y mientras duren los diálogos.

Una de las órdenes de captura fue expedida con fines de extradición como copartícipe del secuestro en 2003 de tres contratistas estadounidenses que permanecieron en poder de las FARC por más de cinco años.

La orden fue fechada en enero de 2011 y expedida por la Fiscalía colombiana a petición de Estados Unidos.

Los tres estadounidenses eran contratista de ese gobierno y fueron rescatados ej julio del 2008 junto a la ex candidata presidencial colombo-francesa Ingrid Betancourt y a 11 militares y policías más.

En julio de 2003, Tanja fue la traductora de una entrevista que Botero les hizo en la selva a los entonces rehenes estadounidenses Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves.

Ella "fue la traductora de la primera prueba de vida", dijo Howes a la AP.

"Mi llegada a Colombia fue pura coincidencia", dijo Nijmeijer a Botero, quien publicó un libro sobre ella títulado `La vida no es fácil, papi'. "Yo he leído en algunos medios de comunicación que fue fruto del trabajo de las FARC en Europa, que me reclutaron en Holanda y eso no es cierto".

"Yo ni siquiera conocía a Colombia, la busqué en el mapa y la encontré en Latinoamérica", le insistió la holandesa al periodista que la describió como "una muchacha muy europea en todos sus rasgos" porque, a pesar de que "tiene las huellas de un poco de años en la selva en su cara y en su cuerpo, es una mujer totalmente blanca".

Tanja llegó por primera vez a Colombia hacia 2001 a dictar clases de inglés en un colegio de la ciudad de Pereira, a 175 kilómetros al oeste de Bogotá. Allí, según dijo a Botero, fue influenciada ideológicamente por un profesor de matemáticas que militaba en las FARC.

En el libro de Botero, Tanja dice que ingresó a las FARC en octubre de 2002 "porque la revolución se va a dar aquí, en Colombia". Como nombre de combate en la "Red Urbana Antonio Nariño" o Ruan del grupo rebelde y que opera principalmente en Bogotá y zonas cercanas, Tanja escogió el de "Alexandra" porque, según dijo, siempre quiso llamarse así.

En el libro de Botero se afirma también que a los pocos días de su ingreso a las FARC le fue encomendada una misión. Se trataba de obligar a los dueños de una empresa de ropa deportiva a pagar una "vacuna" o "impuesto" que la guerrilla les exige a las personas que consideran ricas en Colombia.

Los propietarios se negaron.

Tanja le contó a Botero que en una ocasión ella y otro guerrillero le pusieron una bomba en la bodega del almacén de otro comerciante que se negó a pagar la `vacuna' y que había dicho: "Díganle a `Tirofijo' que si quiere plata, que trabaje como lo hemos hecho nosotros".

"Tirofijo" es el alias de Manuel Marulanda, quien fundó las FARC en 1964 junto con Luis Alberto Morantes Jaimes, conocido como "Jacobo Arenas". Tirofijo falleció de muerte natural en 2008, en la selva, según informó entonces las FARC.

Documentos de la Fiscalía en poder de la AP afirman que la holandesa hizo parte en varias acciones delictivas sucedidas en la capital colombiana. El ente investigador dice que participó "en la bomba de la estación de Policía (del barrio) Kennedy, e incendiarias a Transmilenio (servicio público de transporte masivo) y (a los supermercados), Makro y Exito" en Bogotá.

Aunque las autoridades no sabían quien era holandesa, sí empezaron a rastrear a una mujer blanca que estaba participando en actos terroristas en Bogotá. Entonces, ante el temor de ser detenida o abatida, Tanja abandonó la capital y se fue a engrosar las filas de la guerrilla bajo la protección de Carlos Antonio Lozada, jefe de la red guerrillera urbana o la Ruan. Tanja ha dicho que está segura de que en esos atentados no hubo muertos civiles.

Pero sólo hasta junio de 2007 Colombia y el mundo supieron por primera vez de la holandesa.

Tras un bombardeo en las montañas de la provincia del Meta, al sur del país, al campamento de Lozada, las autoridades dijeron haber encontrado diarios en holandés de una mujer que en sus escritos decía estar arrepentida y desilusionada por su ingreso a las FARC.

Esa mujer era Tanja Nijmeijer.

"Estoy cansada, cansada de las FARC, cansada de la gente, cansada de la vida comunal", habría escrito Tanja, según dijeron en su momento las autoridades. "Cansada de nunca tener algo para mí".

Según Botero, Tanja le dijo que su diario "fue manipulado e hizo alusión muy específica de una frase: `no quiero estar más aquí'. Pero ella me dijo que esa frase continuaba: `no quiero estar más aquí, quiero ir al combate".

La holandesa le aseguró que no fue castigada por haber perdido su diario, que sólo recibió un "llamado de atención".

En ese entonces, el ministro de Defensa era el hoy presidente Santos, quien siendo ministro le dijo a la AP que el caso de Tanja debía ayudar a disipar la idea que tienen en el exterior de que las FARC son heroicas.

"En ciertos círculos en Europa persiste la imagen romántica que las guerrillas son como Robin Hood, o el Che Guevara, luchando contra los malos por el bien de los pobres", dijo Santos. "Nijmeijer cayó en esta trampa".

De inmediato, medios locales y extranjeros indagaron por su vida.

Tanja "no es clase media-alta, es clase media-baja más bien; no es ninguna rica, pero no es ninguna pobre", dijo la activista Zumpolle. "En Holanda, en realidad, somos todos de clase media".

Una vez fue revelado el presunto contenido de los diarios de Tanja, sus padres también aparecieron.

A través de un comunicado dirigido a los medios de comunicación holandeses dijeron que habían recibido una carta en 2003 que "aclaraba" que su hija se había unido a las FARC.

Explicaron que la madre de Tanja visitó a su hija en la selva, pero que no había logrado convencerla para que regresara a casa: "La posición de Tanja no cambió".

"Al unirse a las FARC, ella se fue al extremo máximo de su idealismo", dijeron sus padres.

Agotado el escándalo de 2007 por la presencia de una holandesa en las FARC, de Tanja sólo se volvió a saber en noviembre de 2010.

Esa vez apareció en un video difundido por Radio Nederland Internacional y varios medios colombianos, en un paraje montañoso, uniformada y con fusil al hombro, en el que afirmó que permanecería con las FARC "hasta vencer o hasta morir" y, en tono desafiante, invitó al Ejército a que fuera a buscarla.

"Nosotros los recibimos acá (a los militares) con (fusil) AK47, con (ametralladora) punto 50, con minas, con morteros, con todo", dijo.

En abril de 2009, la Fiscalía colombiana se llevó una sorpresa cuando una rebelde desmovilizada aseguró que Tanja se había convertido en mano derecha del "Mono Jojoy".

La ex guerrillera Natalia Lara dijo que "Tania (sic) es una persona que está con la gente del `Mono Jojoy".

En diciembre de 2011, la holandesa reapareció en la entrevista con Botero en la selva para contar cómo fue la muerte, en septiembre del 2010, del `Mono Jojoy', su protector y el jefe militar indiscutible de las FARC.

Luego de cada bombardeo de la fuerza pública, narró Tanja, "nosotros escuchábamos gritar al `Mono'. El quedó vivo después de las primeras bombas. Llamaba a `Quino', su oficial de servicio, quien también murió esa madrugada, y le decía: `¡Quino, saque a la gente, saque a la gente!' Esas fueron las últimas palabras del `Mono'".

Tanja añadió que "en las exploraciones (en la selva) a veces encontrábamos panfletos que decían: `murió el terror de La Macarena (una zona del sur del país bajo influencia de Mono Jojoy)'. A nosotros nos daba risa. A los que botaban los panfletos se les olvidó que los guerrilleros tenemos una consigna: los muertos no se lloran; su memoria se lleva al próximo combate".

Para José Obdulio Gaviria, ex asesor del ex presidente Álvaro Uribe (2002-2010), "las FARC. han tenido muy pocos mitos a la hora de hablar: Marulanda, Jacobo Arenas y Simón Trinidad. Ojo: la holandesa se puede convertir en mito".

Según Botero, el compañero sentimental de Tanja fue alias "Julián", un sobrino de Jojoy. "Se quisieron mucho. La última vez que los vi ya no eran pareja, pero seguían siendo buenos amigos". Hace un año, dijo Botero, no tenía novio, "aunque todos los guerrilleros la molestan (o la cortejan) mucho. A ella le da risa y de alguna manera despliega su coquetería".

Tras más de una década en la insurgencia, Botero cree que Tanja "de holandesa ya sólo tiene la nacionalidad. Por la perfección con que habla el español y por lo habituada que está a las regiones de Colombia".

__________

Los corresponsales Michael Corder en La Haya, Holanda y Frank Bajak, en Lima, Perú, contribuyeron a esta información.

  • Tamaño de Tipo: A A A
  • ImprimirImprimir
  • EmailEmail
  • Compartir