sunny
4:50 pm
Noticias  •  Su Dinero  •  Mexico  •  Deportes  •  Entretenimiento
  • Tamaño de Tipo: A A A
  • ImprimirImprimir
  • EmailEmail
  • Compartir

Advierten en Egipto de "consecuencias desastrosas"

EL CAIRO, Egipto - El poderoso Ejército egipcio, dejado al margen el verano pasado por el recientemente electo presidente islamista, retrocedió el sábado en una contienda política que alimenta la tensión entre las fuerzas seculares y un gobierno determinado a aprobar una constitución que consagra el papel central de la religión.

Un comunicado militar advierte sobre consecuencias "desastrosas" de continuar el enfrentamiento fue ampliamente interpretado como una presión contra el presidente Mohamed Morsi para se compromete a llegar a un punto medio con la oposición sobre un proyecto de constitución y los poderes casi absolutos que él mismo se otorga.

Poco después, los miembros de una comisión de diálogo nacional presidencial recomendaron el sábado que se realice el referendo sobre el disputado borrador de la Constitución en la fecha prevista, pero que el presidente revoque algunos de los poderes que se otorgó por propia voluntad.

La declaración fue divulgada el sábado después de una reunión que fue boicoteada por los principales líderes de la oposición y no insinuó que el presidente Morsi cumpla con las demandas que condicionaban que la votación del 15 de diciembre fuese cancelada.

Después de varios días de protestas desde que el mandatario decidió ampliar su poder a un nivel casi absoluto, una intervención militar directa para evitar el derramamiento de sangre probablemente contaría con el apoyo tácito y paradójico, al menos inicialmente, de algunos activistas prodemocráticos mortificados por la tendencia autoritaria y las ambiciones islamistas del gobierno abierta y libremente respaldado por la Hermandad Musulmana.

El Ejército egipcio, que ha gobernado de facto la nación desde que las fuerzas armadas se hicieron del poder en el golpe de estado de 1952, sigue siendo la institución más poderosa del país. Sin embargo, ha mantenido un perfil bajo desde que Morsi ordenó el retiro de sus dos principales oficiales en agosto y canceló la declaración constitucional que le daba poderes legislativos a partir de que la cámara legisladora del Parlamento fue disuelta por el fallo de un tribunal.

El cuidadosamente escrito comunicado parece diseñado en parte para mostrar la creciente impaciencia militar con la cada vez mayor crisis política que ha enfrentado a Morsi y a sus seguidores islamistas y las fuerzas seculares y liberales, incluyendo una minoría cristiana.

El comunicado aseguraba que el diálogo era la "mejor y única forma" de superar el conflicto. "cualquier otra cosa que eso (diálogo) nos forzará a entrar a un túnel oscuro con desastrosas consecuencias; algo que no permitiremos", advertía. "Sin no se logra un consenso", es en detrimento de ambos bandos, agregó. "La nación como un todo pagará el precio".

Después de su regreso a las barracas en junio, luego de un lapso de 16 meses dirigiendo al país luego de que Hosni Mubarak fuera depuesto, el ejército ha estado ocupado limpiando su imagen y enfocándose en su tare principal. Morsi, en tanto, desde que asumió el cargo hace cinco meses ha intentado asegurar a los generales que no tiene ninguna intención de meterse en sus asuntos. El proyecto de constitución rápidamente adoptado por los seguidores islamistas de Morsi también mantiene a las fuerzas armadas como una entidad por encima de cualquier supervisión.

Que el ejército desee volver al sucio negocio de dirigir una nación desgarrada por divisiones y acosada por la inestabilidad política y crónicos problemas económicos es algo difícil. Sin embargo, muchos, luego del comunicado del sábado, ven la posibilidad de una limitada y temporal intervención militar para salvar al país de la guerra civil, como una posibilidad en caso de ser necesario.

  • Tamaño de Tipo: A A A
  • ImprimirImprimir
  • EmailEmail
  • Compartir