sunny
11:58 am
Noticias  •  Su Dinero  •  Mexico  •  Deportes  •  Entretenimiento
  • Tamaño de Tipo: A A A
  • ImprimirImprimir
  • EmailEmail
  • Compartir

Reventón Grupero

Phoenix, Arizona

Adiós mi Diva... sí, mi Diva.

Qué tristeza tan grande invade este Reventón Grupero, no hay consuelo ante la muerte tan repentina de mi adorada Jenni, aunque estamos seguros que está con Dios, quien supo escoger muy bien un nuevo ángel. EL no se equivoca, quería una mujer, muy mujer, muy guapa, entrona, talentosa, amable, sonriente, entregada, trabajadora y muuuuy amorosa.

Al saber de su desaparición, las anécdotas y la admiración que le profesamos se agolparon de pronto en nuestra mente, luego, la confirmación de su muerte nos dejó con un nudo en la garganta y mucho dolor en el corazón.

La conocimos en 2005, la entrevista en una cafetería de un hotel de la Ciudad de México, impecable en su arreglo, nos habló de su carrera en Estados Unidos, de su música y de las ganas que tenía de hacer carrera en México. Estaba muy lejos de ser La Diva de la Banda, pero estaba muy guapa, de piel blanquísima, ojos enormes y sonrisa hermosa.

Nos encantó su voz, sus temas, su empuje, su alegría.

Semanas más tarde, justo el 20 de noviembre, la volvimos a ver, pero ahora en el foro de La Academia USA, era la primera edición, el primer programa y Jenni era juez. La saludamos y nos sonrió ampliamente, nos dijo que se sentía muy extraña, no conocía a nadie, y vernos le dio gusto.

La emisión fue desastrosa para ella, Lolita Cortéz y López Gavito (los otros jueces) la trataron muy mal, la menospreciaron públicamente, no la conocían y les parecía que no tenía la autoridad para juzgar la actuación de los chavos. Incluso discutió con Alan Tacher, que era el conductor, porque sintió que la había callado. Un caos. En fin, la emisión terminó muy tarde, por ahí de la medianoche y Jenni salió contrariada, aunque con ganas de que las cosas se asentaran en el programa y la energía fluyera, pero esto no sucedió, fue debut y despedida, para el segundo programa ya no volvió y la suplió María Conchita Alonso.

La vida puso a todos en su lugar, a Jenni le dio el éxito a manos llenas, y Lola y Gavito se quedaron en la mediocridad.

De ahí en adelante, Jenni se fajó los pantalones y su carrera fue en ascenso, llena de éxitos, pero, ciertamente llena también de chismes, de escándalos, aunque no hubo nada que la detuviera, todos los enfrentó, todos los ganó, la prueba está en que se fue en la cima de la popularidad.

La vimos muchas veces más, disfrutamos de su estilo, de su talento, de su gracia.

El registro fehaciente de sus últimas palabras escritas fue que estaba feliz, en paz, con Dios. Y así es mi Jenni, mi Diva, tú estás con Dios, que esperemos mande consuelo a los tuyos, principalmente a Johnny. Tus admiradores lo seremos siempre, tú siempre en nuestro corazón.

Adiós Arturo

Además de lamentar profundamente que en esta tragedia se hayan perdido seis vidas más, para nosotros el dolor es doble, porque con ella viajaba Arturo Rivera, un amigo, un compañero periodista a quien conocimos hace más de 20 años como un joven e inquieto reportero de espectáculos, trabajaba en El Sol del Mediodía, de donde salió para irse a la revista Furia Musical, al lado de Blanca Martínez "La Chicuela", como jefe de información, como editor, como organizador de los Premiso Furia. Con Blanca hizo un gran equipo y grandes relaciones con la comunidad grupera, lo que finalmente le ganó, iniciando entonces una carrera como publirrelacionista de Banda El Recodo, de Pepe Aguilar, de Lupillo, de muchos más, como Jenni, que a lo largo de esta carrera se fueron sumando a su compañía que día a día fue creciendo más.

Arturo era un trabajador implacable e impecable, que coordinaba perfecto para sus artistas las invitaciones a la prensa para un baile, una conferencia; un gran amigo que pese a tener un equipo de trabajo, nos contestaba el teléfono para una información, unas fotos, una duda.

Él mismo nos enviaba un correo pidiendo apoyo, saludando, invitándonos un café. Fue un gran hijo, hermano, que empezó de cero y llegó a ser considerado entre los mejores en su área, lo que lo enorgullecía, siempre estaba muy contento de lo que había logrado. Adiós compañero. Y hasta aquí por hoy.

  • Tamaño de Tipo: A A A
  • ImprimirImprimir
  • EmailEmail
  • Compartir