partlycloudy
4:06 am
Noticias  •  Su Dinero  •  Mexico  •  Deportes  •  Entretenimiento
  • Tamaño de Tipo: A A A
  • ImprimirImprimir
  • EmailEmail
  • Compartir

En español, Juan Pablo II se despedió de Phoenix

Phoenix, Arizona

Cuando Juan Pablo II visitó Phoenix, yo trabajaba en la estación de radio KPHX, y tuvimos la satisfacción de ser el único medio en español que cubrió en vivo todos los actos públicos en los que participó el Pontífice. Yo hice el doble papel de reportero y comentarista.

A mí me tocó acudir al aeropuerto para narrar los pormenores de su despedida, su ascenso al avión y en general el ambiente que allí se vivía cuando Juan Pablo II se aprestaba a continuar su viaje por Estados Unidos.

A los reporteros, fotógrafos y camarógrafos nos asignaron unas plataformas altas desde donde presenciamos cuando el Papa llegó en automóvil hasta el lado mismo de la aeronave. Frente a nosotros, una pequeña multitud, que mediante previa autorización o invitaciones había acudido a despedirlo, se mantenía detrás de una cerca improvisada con cuerdas para evitar que la gente se acercara al Pontífice y al avión.

Juan Pablo II, sin embargo, decidió acercarse a ellos -y quiero suponer que fue en un impulso personal y muy espontáne - para extenderles la mano y darles su bendición.

Los "de la prensa" teníamos instrucciones muy estrictas de no descender de las plataformas. Desde allí debíamos cumplir nuestra labor informativa. Pero al ver que Juan Pablo II avanzaba frente a la gente y se acercaba cada vez más, decidí desobedecer las órdenes, brinqué al pavimento y apuradamente caminé hacia el frente empujando a la gente y abriendo una brecha para llegar hasta él.

Todo mi equipo de trasmisión era un teléfono portátil con el que iba narrando lo que observaba. Mientras caminaba y empujaba a la gente, yo hablaba por el teléfono y mis palabras salían al aire por la radio: "En estos momentos estamos tratando de acercarnos al Sumo Pontífice..."

Llegué a las cuerdas justo cuando por allí pasaba el ilustre viajero, extendí mi mano con el auricular y le dije en español: "Su Santidad, ¿tiene usted unas últimas palabras para la comunidad hispana de Phoenix?"

Con absoluta calma, como era su estilo, el Sumo Pontífice me respondió, igualmente en claro y apacible español: "Le envío a la comunidad hispana mi afectuoso saludo y le mando mi bendición..."

Fueron las últimas palabras que Juan Pablo II pronunció públicamente en Phoenix.

  • Tamaño de Tipo: A A A
  • ImprimirImprimir
  • EmailEmail
  • Compartir