partlycloudy
1:31 pm
Noticias  •  Su Dinero  •  Mexico  •  Deportes  •  Entretenimiento
  • Tamaño de Tipo: A A A
  • ImprimirImprimir
  • EmailEmail
  • Compartir

Decreto de presidente detona choques en Egipto

EL CAIRO, Egipto - Miles de simpatizantes y detractores del presidente Mohammed Morsi se enfrentaron el viernes en la peor demostración de violencia desde que ascendió al poder, al tiempo que él defendía la decisión de atribuirse un poder casi absoluto a fin de acabar con lo que denominó como "gorgojos que se comen a la nación de Egipto".

Los decretos que Morsi dictó el jueves han convertido meses de una creciente polarización en una abierta batalla campal entre los miembros de su Hermandad Musulmana y los liberales que temen una nueva dictadura. Algunos en la oposición, que está dividida y debilitada, ahora hablan de mantener una campaña callejera contra el hombre que hace cinco meses se convirtió en el primer presidente elegido libremente en Egipto.

Los desórdenes también pusieron de manifiesto la lucha existente sobre la dirección del turbulento camino de Egipto casi dos años después de una revuelta popular que derrocó el régimen autoritario de Hosni Mubarak. Los egipcios seculares acusaron a la Hermandad de monopolizar el poder al dominar la redacción de la nueva constitución sin que aborden los crónicos problemas económicos y de seguridad en el país.

Los detractores de Morsi lo acusaron el jueves de haberse otorgado poderes dictatoriales con un decreto que lo hace inmune a vigilancia judicial y le brinda autoridad para tomar cualquier medida contra las "amenazas a la revolución".

"No deseo, ni quiero, ni necesito recurrir a medidas excepcionales, pero lo haré si veo que mi pueblo, mi nación y la revolución de Egipto corren peligro", destacó Morsi en un discurso ante miles de seguidores que coreaban lemas frente al palacio presidencial en El Cairo.

El presidente dijo que sus disposiciones eran necesarias para frenar a una "minoría" que trataba de bloquear los objetivos de la revolución.

"Hay gorgojos que se comen a la nación de Egipto", dijo, en referencia a los grupos leales al viejo régimen a quienes acusó de usar dinero para avivar la inestabilidad y a miembros del poder judicial que trabajan bajo el "abrigo" de las cortes para "dañar el país".

Pero incluso antes de que hablara, miles de personas de ambos bandos realizaron manifestaciones en las principales ciudades, y la violencia estalló en varios lugares, con un saldo de por lo menos un centenar de heridos, informaron las autoridades.

Las fuerzas de seguridad usaron gas lacrimógeno contra miles de manifestantes a favor de la democracia, que se enfrentaron a la policía antimotines en las calles adyacentes a la Plaza Tahrir en el centro capitalino, lugar donde emergió la Primavera Arabe, y frente al cercano edificio del Parlamento. Jóvenes manifestantes prendieron fuego a ramas de árboles a fin de contrarrestar el efecto del gas y un edificio de viviendas y un vehículo policial también fueron quemados.

En la ciudad mediterránea de Alejandría, una multitud contraria al presidente atacó a partidarios de la Hermandad que salían de una mezquita, arrojándoles piedras y petardos. Los integrantes de la Hermandad se cubrieron con sus alfombrillas de oración y ambas partes se lanzaron piedras y trozos de mármol, en un choque que dejó al menos 15 lesionados. Los manifestantes luego causaron daños en una oficina cercana de la Hermandad.

La televisión estatal informó que las oficinas de la Hermandad fueron incendiadas en ciudades del canal de Suez, Ismailia y Port Said, al este de la capital.

En la ciudad de Assiut, en el sur egipcio, islamistas y grupos de ex yijadistas superaron en número a las manifestaciones de liberales e izquierdistas. Ambos bandos se insultaron y se enfrentaron a empujones.

Morsi dictó decretos para enmendar capítulos de la Constitución temporal, lo que hizo que todas sus decisiones sean inmunes a una supervisión judicial o a órdenes de tribunales. El presidente otorgó protección similar a la comisión constitucional y a la Cámara Alta del Parlamento, que es dominada por la Hermandad y que también enfrentaba la posibilidad de que los tribunales ordenaran su disolución.

  • Tamaño de Tipo: A A A
  • ImprimirImprimir
  • EmailEmail
  • Compartir